El agua para las mangueras contra incendios

En el mercado podemos encontrar desde las BIEs más básicas hasta los diseños más espectaculares. Pero una BIE no sirve de nada si no le llega agua. Es imprescindible que el abastecimiento de agua sea el correcto.

El diseño de las tuberías desde la fuente de agua hasta la punta de lanza de las BIEs es fundamental para poder garantizar el buen funcionamiento. Lo primera duda que se nos plantea es: ¿da igual el diámetro que tengan las tuberías?, La respuesta obvia es NO.

No se deben admitir diseños sin los correspondientes cálculos justificativos ya que las pérdidas de presión en función de la longitud de los tramos, de las características del material y de los accesorios utilizados pueden hacer que una vez realizada la instalación tengamos que tirarlo todo y volver a empezar si no logramos cumplir los requisitos mínimos de presión y caudal.

El RD1942/93 hace mención a que se debe prever una reserva de agua de manera que se garantice al menos 1 hora de funcionamiento continuado con una presión mínima de 2 bares en punta de lanza. Como norma general se considera que las BIEs de 25 necesitarán una reserva de agua de 12.000 litros y las de 45 necesitarán 24.000 litros. Lo de la cantidad de agua es fácil de hacer, lo de elegir el grupo contra incendios adecuado ya no lo es tanto.

La nueva norma UNE 23500-2012 clarifica muchos aspectos que la norma UNE 23500-90 dejaba en el aire. Todavía no ha sustituido oficialmente a la anterior pero se espera su publicación próximamente.

Otra decisión importante es si conectamos directamente a la red o ponemos grupo contra incendios. En el segundo caso hay que elegir el grupo contra incendios adecuado.

En el próximo artículo nos ocuparemos de cómo elegir el grupo contra incendios adecuado en cada caso.

Publicado en Formación, Legislación, Sistemas contra incendios.

Deja una respuesta